Facebook login

Simuladores, una gran experiencia desde una pantalla

ArmA III es como conducir un gran bulldozer por ciudad. No es cómodo, no es seguro, consume una barbaridad y genera muchísimos problemas. Eso sí, a cambio pone a nuestra disposición la posibilidad de hacer cosas enormes y adentrarnos en lugares a los que ni el más lujoso de los vehículos sueña con llegar. Y además es más divertido.

Hay un parámetro que caracteriza ArmA por encima del resto: la distancia. Al contrario que en el resto de "Shooters" donde es realmente difícil protagonizar un tiroteo a larga distancia, en ArmA los disparos se realizan a centenares de metros. Tanto este uso de las armas como el aprovechamiento de vehículos requieren el que es uno de los puntos más fuertes de esta nueva versión de ArmA: su inmenso escenario de juego.

Las islas que en un futuro cercano soportan el enfrentamiento entre oriente y occidente, son el escenario más grande que jamás se haya creado para un juego de estas características. La isla mayor, Altis, cuenta con 270 Km2 de superficie en la que se disponen núcleos urbanos, bosques, zonas montañosas, marismas... con una distribución lógica si atendemos a las carreteras que la cruzan, ubicación de las áreas pobladas, los aeropuertos, puertos costeros, etc.

El trabajo que ha hecho Bohemia Interactive para recrear un entorno creíble ha dado los resultados esperados, siendo evidente el tremendo esfuerzo invertido. Esfuerzo y costes que fueron más allá de los propios del desarrollo cuando dos de los programadores checos fueron detenidos y encarcelados por el gobierno griego acusados de espionaje, al sorprenderlos fotografiando los entornos de las instalaciones militares de la isla de Lemmos (Limnos, Grecia).

Para disponer de un escenario más asequible, ArmA 3 proporciona una segunda isla, más manejable, de "tan solo" 20 Km2 y bautizada como Stratis. De clima mediterráneo, ambas islas cuentan con sus boques de pinos, superficies de cultivo y, ocupando la mayor superficie de la isla, campos de arbustos y hierba alta.

Fuente: MeriStation